Comunidad Autónoma

Acceso Clientes

 Rercordar usuario


Demostración online
Concierte una demostración individual de forma gratuita
Libreria virtual

Atención al cliente 902 050 810

Últimas consultas

Documento

 
EDE 2013/118382

Destino del remanente de tesorería positivo del Ayuntamiento
Fecha de la consulta: 4/7/2013

- OBSERVACIONES
Téngase en cuenta que con posterioridad al planteamiento de esta consulta y su respuesta, se ha publicado la Orden HAP/1489/2013, cuya aplicación está prevista para las Entidades Locales en la elaboración de las cuentas consolidadas correspondientes al tercer ejercicio de aplicación de la Adaptación del PGCP, aprobado por Orden EHA/1037/2010, previa elaboración de una adaptación a las normas de consolidación por el MHAP.

Téngase en cuenta también que se publicó en el BOCG el Proyecto de Ley Orgánica 121/000063, que se remitió al Senado como Proyecto de Ley Orgánica 621/000056.

Por otra parte, se ha publicado la Ley 9/2013, de 20 diciembre, de control de la deuda comercial en el sector público, que ha modificado el art. 32 LOEPYSF, estableciendo como límite al destinar el superávit a reducir el endeudamiento neto, el del volumen de endeudamiento si éste fuera inferior al importe del superávit a destinar a la reducción de deuda y concretando asimismo lo que debe entenderse por superávit y por endeudamiento.

Posteriormente, el RD 635/2014 ha definido la metodología para el cálculo y publicidad del período medio de pago a proveedores en términos económicos, así como el desarrollo de las condiciones para la retención de los recursos de los regímenes de financiación prevista en la LOEPYSF ante el incumplimiento del plazo máximo de pago.



Planteamiento

Interesa conocer si los ayuntamientos con remanente de tesorería positivo pueden destinarlo a suplementos y habilitaciones del presupuesto corriente, dado que el art. 32 LOEPYSF sigue vigente.


Respuesta

Tal y como se expone en la consulta, el art. 32 de la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera -LOEPYSF- establece el destino que ha de darse, no al remanente de tesorería, sino al superávit presupuestario, en los siguientes términos:

"En el supuesto de que la liquidación presupuestaria se sitúe en superávit, este se destinará, en el caso del Estado, Comunidades Autónomas, y Corporaciones Locales, a reducir el endeudamiento neto. En el caso de la Seguridad Social, el superávit se aplicará prioritariamente al Fondo de Reserva, con la finalidad de atender a las necesidades futuras del sistema."

Esto significa que no todo el remanente de tesorería deberá destinarse a reducir el "endeudamiento neto" sino aquél cuyo importe exceda de dicho superávit, pudiendo en consecuencia dedicarse el resto a los posibles usos que prevé el ordenamiento jurídico.

El concepto de superávit ha sido tratado en consultas anteriores, en las que concluíamos que debe interpretarse no en términos estrictamente presupuestarios sino de contabilidad nacional (SEC 95 ó SEC 2010). Así, puede verse la consulta "¿La existencia de remanente de tesorería puede suponer una restricción para gastos generales?".  

Si de la liquidación del Presupuesto en términos de SEC se obtuviese un superávit, se procederá a reducir endeudamiento neto en sentido amplio (cualquier pasivo financiero que detente la Entidad Local entre los que podrán estar: las operaciones de Tesorería, fianzas, etc...), con dos circunstancias:

  • 1ª. Debe ejecutar las propias previsiones del Presupuesto contempladas en capítulo 9 del Presupuesto de Gastos, consecuencia de la capacidad de financiación (superávit).
  • 2ª. El resto del Superávit no contemplado en el punto anterior, necesitará un expediente de crédito extraordinario o suplemento de crédito, y para ello es necesario que exista financiación, y entre los medios financieros está el valor positivo del Remante de Tesorería para Gastos Generales.

La financiación de la incorporación de remanentes de crédito o créditos extraordinarios o suplementos de crédito para reducción de deudas puede ser financiado con el Remanente de Tesorería para Gastos Generales.

Sin embargo, la afección del art. 32 LOEPYSF no ha estado exenta de controversia, razón por la cual la Disp. Adic. 74ª de la Ley 17/2012, de 27 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2013 -LPGE 2013- preveía que:

"Durante el año 2013, el Gobierno, previo acuerdo con las Asociaciones de Entidades Locales más representativas e informe de la Comisión Nacional de Administración Local, promoverá la modificación del artículo 32 de la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, con el fin de determinar y desarrollar las condiciones para posibilitar el destino finalista del superávit presupuestario de las entidades locales."

En la actualidad, dicha Disp. Adic. 74ª LPGE 2013 no ha sido desarrollada, y se encuentra en fase de anteproyecto de la futura "LEY DE CONTROL DE LA DEUDA COMERCIAL EN EL SECTOR PÚBLICO", aprobado en el Consejo de Ministros de 28 de junio de 2013 donde se incluye una disposición adicional "Reglas especiales para el destino del superávit presupuestario", que establece que las Entidades Locales que no superen los límites que fije la legislación reguladora de las haciendas locales en materia de autorización de operaciones de endeudamiento y que presenten en el ejercicio anterior, simultáneamente, superávit en términos de Contabilidad Nacional y remanente de tesorería positivo para gastos generales, una vez descontado de éste el efecto de las medidas especiales de financiación que se instrumenten en el marco de la disposición primera de esta Ley; en los años 2013 y 2014, deberán destinar parte de ese superávit o remanente de tesorería, el menor de los dos, a:

  • 1º. A atender las obligaciones pendientes de aplicar a presupuesto contabilizadas a 31 de diciembre del ejercicio anterior en la cuenta de "Acreedores por operaciones pendientes de aplicar a presupuesto".
  • 2º. En el caso de que, atendidas las obligaciones anteriores se mantuviese un saldo positivo y la Corporación Local decidiese invertir, deberá destinar, como mínimo, el porcentaje de este saldo para amortizar operaciones de endeudamiento que estén vigentes que sea necesario para que la corporación local no incurra en déficit en términos de contabilidad nacional en cada uno de los citados años 2013 y 2014.
  • 3º. El resto de la menor cuantía del superávit o del remanente de tesorería para gastos generales se podrá destinar a financiar inversiones siempre que a lo largo de la vida útil de la inversión ésta sea financieramente sostenible.

En 2014, para aplicar la medida anterior, además será necesario que el período medio de pago a los proveedores de la Corporación Local, de acuerdo con los datos publicados, no supere el límite que se recoja en la LOEPYSF.

Al respecto, el MHAP ha hecho pública una Nota Informativa sobre la aplicación del art. 32 LOEPYSF en relación al Anteproyecto de Ley Orgánica de control de la deuda comercial en el sector público. Según esta Nota, con la nueva redacción del art. 32 LOEPYSF se trata de resolver los problemas interpretativos que podrían resultar de la actual redacción en la que se establece que cuando la liquidación presupuestaria se sitúe en superávit, éste se destinará a reducir el endeudamiento neto. Así, si una entidad local presentase capacidad de financiación en términos de contabilidad nacional y tuviese deuda financiera pendiente de amortizar y remanente negativo de tesorería para gastos generales no estaría obligada a reducir el nivel de deuda. Si una entidad local presentase capacidad de financiación en términos de contabilidad nacional y tuviese deuda financiera pendiente de amortizar y remanente de tesorería positivo para gastos generales tendría que destinar aquel superávit (hasta el límite del citado remanente) a reducir el nivel de deuda, salvo la posible aplicación de la medida de flexibilidad que se contempla en la nueva Disp. Adic. 6ª, esto es, poder destinar el superávit presupuestario (es decir, capacidad de financiación en términos de contabilidad nacional) a fines distintos de la amortización de deuda, siempre que se cumplan una serie de requisitos por parte de la entidad local.

En conclusión, en tanto no se produzca el desarrollo legislativo del citado anteproyecto, deberá estarse a la aplicación del art. 32 LOEPYSF en los términos indicados en la presente consulta.