Comunidad Autónoma

Acceso Clientes

 Rercordar usuario


Demostración online
Concierte una demostración individual de forma gratuita
Libreria virtual

Atención al cliente 902 050 810

Últimas consultas

Documento

 
EDE 2009/274893

Horas extraordinarias del personal funcionario de la Corporación en Andalucía
Fecha de la consulta: 16/12/2009

- OBSERVACIONES
Téngase en cuenta que con anterioridad al planteamiento de esta consulta y su respuesta, se ha publicado la Ley 2/2012, de 29 de junio, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2012, cuya Disp. Adic 71ª establece que la jornada general de trabajo del personal del Sector Público no podrá ser inferior a treinta y siete horas y media semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual.

Téngase en cuenta también que la Resolución de 28 de diciembre de 2012 ha dejado sin efecto la Resolución de 20 de diciembre de 2005, estableciendo la duración de la jornada laboral general en 37´5 horas semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual, equivalente a 1664 horas anuales.

Posteriormente, la Resolución de 23 de diciembre de 2013 ha modificado la Resolución de 28 de diciembre de 2012, sustituyendo las 1664 horas anuales de la jornada general por 1657.



Planteamiento

Debido a la situación repetida de la necesidad de realizar horas extraordinarias fuera de la jornada laboral ordinaria por parte de algunos funcionarios de esta corporación sita en Andalucía, más concretamente por funcionarios de la policía local, y ante la falta de regulación sobre la materia en el EBEP, me gustaría conocer si:

1º.- ¿Existe un número máximo de horas extraordinarias semanales o anuales que puedan desempeñar los funcionarios de la Corporación y, de existir, a cuantas ascienden?

2º.- En su defecto, ¿sería de aplicación lo dispuesto en art. 35 ET 1/94 por el que se establece, salvo excepciones, un cómputo anual máximo de 80 horas extraordinarias?

3º.- ¿Pueden desempeñar los funcionarios de las Corporaciones Locales un número ilimitado de horas extraordinarias fuera de la jornada laboral habitual al no estar esta situación regulada?


Respuesta

La cuestión de las horas extraordinarias del personal funcionario, o mejor dicho, trabajos extraordinarios fuera de la jornada habitual, incorpora dos elementos precisados de examen. Por un lado, las previsiones normativas sobre jornada de trabajo y, por otro, las retribuciones complementarias que esos trabajos conllevan. La relación que guarda la jornada con las retribuciones de los funcionarios se ha puesto de manifiesto por el TS en Sentencia de 13 de marzo de 2009.   

La Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público, EBEP, dispone en su art. 3.1, que:

“1. El Personal funcionario de las Entidades Locales se rige por la legislación estatal que resulte de aplicación, de la que forma parte este Estatuto y por la legislación de las Comunidades Autónomas, con respeto a la autonomía local.

2. Los Cuerpos de la Policía Local se rigen también por este estatuto y por la legislación de las Comunidades Autónomas…”.

Respecto a la jornada, el EBEP se remite en su art. 47 a la que prevean las respectivas administraciones. Así, conforme a lo dicho por el TS en Sentencia de 13 de marzo de 2009,   la legislación estatal aplicable al personal funcionario es la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases del Régimen Local, LRBRL, cuyo art. 94 dispone que “La jornada de trabajo de los funcionarios de la Administración local será en cómputo anual la misma que se fije para los funcionarios de la Administración Civil del Estado”. Esta previsión está actualmente desarrollada por Resolución de 20 de diciembre de 2005, de la Secretaría General para la Administración Pública, por la que se dictan instrucciones sobre jornada y horarios de trabajo del personal civil al servicio de la Administración General del Estado, “sin perjuicio del aumento de horario que ocasionalmente sea preciso por necesidades del servicio”.

Respecto a las retribuciones complementarias de los funcionarios públicos, el art. 24.d) EBEP precisa que forman parte de éstas “los servicios extraordinarios prestados fuera de la jornada normal de trabajo.” Y, asimismo, que la cuantía y estructura se establecerá por las correspondientes leyes de cada Administración Pública. De este modo, conforme al mismo criterio anteriormente expuesto, la LRBRL en su art. 93.2 dispone que “Las retribuciones complementarias se atendrán, asimismo, a la estructura y criterios de valoración objetiva de las del resto de los funcionarios públicos.”

Para salvar esta doble remisión debemos acudir a la legislación autonómica de función pública, en este caso, de la Comunidad Autónoma Andaluza por ser ésta la de origen del consultante, en aplicación del art. 3.1 EBEP. Así, llegamos a la Ley 6/1985, de 28 de noviembre, de ordenación de la función pública de la Junta de Andalucía, cuyo art. 46.2. d), dispone que “Las gratificaciones por servicios extraordinarios que se presten fuera de la jornada normal, que en ningún caso podrán ser fijas en su cuantía ni periódicas en su devengo. Su cuantía aparecerá determinada globalmente en los Presupuestos y su individualización tendrá lugar una vez que se haya acreditado la realización de los servicios extraordinarios, mediante el cálculo de lo que a cada hora corresponda conforme a lo que reglamentariamente se determine. La cuantía de las cantidades percibidas en tal concepto por los funcionarios se pondrá en conocimiento de las Centrales Sindicales.”

El TSJ Andalucía (sede Granada), Sala de lo Contencioso-Administrativo, en Sentencia de 9 de febrero de 2009, al respecto indica que “la regulación contenida en el art. 5 del Decreto 349/96, de 16 de julio, por el que se regulan las diversas formas represtación del tiempo de trabajo del personal funcionario en la Administración de la Junta de Andalucía, que establece el régimen general en materia de servicios extraordinarios y gratificaciones, con el siguiente tenor:

"1) En casos de urgencia e inaplazable necesidad y para el buen funcionamiento de los servicios, previa autorización del Viceconsejero, Director o Presidente de Organismo Autónomo o, en su ámbito el Delegado de Gobernación o Delegado Provincial correspondiente podrán realizarse por los funcionarios servicios extraordinarios.

2) Los servicios extraordinarios que se realicen fuera del horario habitual se compensarán preferentemente mediante la reducción del tiempo empleado en los mismos en los días posteriores más próximos en que así pueda hacerse. Dicho tiempo se incrementará en un 75 por 100 del efectivamente realizado.

3) En los supuestos en que no sea posible la compensación a que se refiere el apartado anterior, los servicios extraordinarios habrá de compensarse mediante el abono de gratificaciones, aplicando el coeficiente multiplicados 1,75 al cociente resultante de dividir las retribuciones íntegras anuales que le corresponda percibir al funcionario, por el numero de horas, en cómputo anual, de su jornada de trabajo. Las candidaturas abonadas en concepto de gratificaciones se comunicaran a la Junta de Personal correspondiente".

Por su parte, el TSJ Galicia, Sala de lo Contencioso-Administrativo, en Sentencia de 12 de abril de 2000,  recoge como vía normal y usual para corregir los excesos de trabajo, la compensación con descansos, quedando la económica reservada para supuestos excepcionales o para cuando aquella vía resulte de imposible aplicación.

Por último, se ha de tener en cuenta que la Directiva 2003/88/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 4 de noviembre de 2003, relativa a determinados aspectos de la ordenación del tiempo de trabajo, que codifica la antigua Directiva de base 93/104/CE del Consejo, de 23 de noviembre de 1993, así como su modificación mediante la Directiva 2000/34/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de junio de 2000, define el tiempo de trabajo como el período durante el cual el trabajador permanece en el trabajo a disposición del empresario y en ejercicio de su actividad o sus funciones, de conformidad con las legislaciones y/o prácticas nacionales, a cuyos efectos, “los Estados miembros deben tomar las medidas necesarias para que todo trabajador pueda disfrutar, de un período mínimo de descanso diario de 11 horas consecutivas en el curso de cada período de 24 horas, de una pausa de descanso para un trabajo diario superior a seis horas, por cada período de siete días, de un período mínimo de descanso ininterrumpido de 24 horas, a las que se añadirán las 11 horas de descanso diario, de una duración máxima semanal del trabajo de 48 horas incluidas las horas extraordinarias, y, de un período de al menos cuatro semanas de vacaciones anuales retribuidas. “

En definitiva, la legislación de función pública y la jurisprudencia consideran las gratificaciones a funcionarios por servicios extraordinarios fuera de la jornada habitual un complemento salarial para el buen funcionamiento de los servicios en supuestos de urgencia e inaplazable necesidad, justificando ocasionalmente el aumento de horario que sea preciso, que, con carácter general, se compensará en días de descanso. Por ello no cabe predicar interpretación alguna favorable a la generalización de los servicios extraordinarios, sino más bien lo contrario, por lo que no es aconsejable hacer equiparaciones con el máximo de horas extraordinarias prevista para los laborales. En todo caso, entendemos que la realización de servicios extraordinarios de forma periódica y generalizada por los efectivos de la policía local, está poniendo en evidencia la necesidad de ampliar la plantilla y, hasta tanto, se deberán efectuar los servicios extraordinarios que de forma urgente requiera la prestación del servicio.